Entrevista a Juan Carlos Unzué

Juan Carlos Unzué: «Ver a la familia más unida que nunca
me genera mucha felicidad»

A Juan Carlos Unzué, exportero y exentrenador de fútbol, le llueven los adjetivos calificativos. Sin duda, todos merecidos. Nosotros nos quedamos con uno en particular: vital. Quien haya tenido la suerte de conocerlo, como es nuestro caso, coincidirá en que es una persona diligente y desbordante de energía.

Para muestra, esta pequeña entrevista. Cuando le solicitamos, por favor, que nos encantaría hacerle unas preguntas para colgar en nuestro blog y servir de altavoz en la lucha contra el ELA, Juan Carlos no tardó ni dos días en contestarlas.

Algunas de las respuestas de Juan Carlos Unzué nos acercan a su lado más personal. A nosotros, como empresa familiar, nos ha hecho reflexionar sobre la suerte de mantenernos unidos: “Ver a la familia más unida que nunca, en un momento difícil y complicado para mí, me genera mucha felicidad”.

Días más tarde de contestar por email a esta entrevista, tuvimos la oportunidad de saludarle en persona en la Asamblea General de ADEFAN (Asociación para el Desarrollo de la Empresa Familiar de Navarra). Como siempre, diligente, presto a atender a todos los presentes y con un aura que irradia vitalidad.

Imagina, por un momento, que tuvieras la oportunidad de sentarte a la mesa con los responsables de la Administración. ¿Cuál crees que sería una de las medidas más urgentes para ayudar a los enfermos de ELA, así como a otras personas que sufren enfermedades similares?

Sabemos que muchos enfermos tienen serias dificultades para costear algunas de las necesidades básicas que conllevan su enfermedad: sillas de ruedas, fisioterapeutas, logopedas…

Sin ninguna duda, la prioridad y solución es invertir mucho más dinero público en la investigación. Creo que facilitar, acortar e, incluso, adjudicar automáticamente la incapacidad y discapacidad correspondiente y el grado de dependencia, así como formar y hacerse cargo de cuidadores sanitarios necesarios en fases de la ELA, daría la posibilidad de tener una vida un poco más digna a todos los afectados. 

Como futbolista profesional que has sido, conoces de primera mano que la vida gira en buena parte alrededor del trabajo. También es el caso de una correduría familiar, como Castañeda & Asociados. ¿Qué iniciativas propondrías a las empresas para implicarse socialmente y no perder el vínculo con su entorno?

A las empresas y personas que las componen, sobre todo les pediría empatía, especialmente con las personas con problemas. Pero, para eso, creo que sería muy interesante que la administración incentivara y animara a las empresas con ventajas fiscales, a que parte de sus ganancias fueran destinadas a causas sociales.

Todo el mundo te pregunta qué aprendiste de jugadores y entrenadores emblemáticos, como Diego Armando Maradona, Frank Rijkaard o Johan Cruyff. Pero, ¿qué te enseñaron, por ejemplo, los jugadores de clubes modestos como Javier Castañeda?

Javier Castañeda, entre otros jugadores con más experiencia en aquel momento, me enseñó qué era involucrarse y hacer trabajo en equipo. Ayudar y enseñar a los más jóvenes y exigirles pero, a la vez, facilitarnos el proceso. 

A la hora de afrontar el día a día, ¿qué has aprendido de tus compañeros de enfermedad?

He aprendido de ellos, especialmente de algunos en fases más avanzadas de la enfermedad que la mía, a sentir que la vida merece la pena vivirla y disfrutarla, a pesar de todas las limitaciones que la ELA genera en nuestro cuerpo. Eso a mí me inspira a valorar cada día y a pensar que cuando esté en su estado, también seré capaz de pensar y actuar como ellos.

Eres un gran narrador de historias, como se ha comprobado en tus intervenciones y entrevistas. ¿Cuál es la historia de tu vida con la que te sientes más identificado?

No podría quedarme con una historia nada más, pero ver a la familia más unida que nunca, en un momento difícil y complicado para mí, me genera mucha felicidad. Mi vida en su conjunto hasta hoy día, es una vida plena.

Juan Carlos Unzué, cuando se acuesta por la noche, ¿qué sueña?  

He sido de sueños cortos y probar rápido si era capaz de conseguirlos, pero ahora tengo uno muy claro y es conseguir que los políticos faciliten una vida digna a cada uno de los afectados con ELA en nuestro país. Que nadie se deje ir de este mundo porque siente que es una carga económica inasumible para su familia.

Ir arriba